Marzo 2010


Eventos31 Mar 2010 06:14 pm

Si lo tuyo es la poesía, no dejes de participar con tus creaciones en el III Premio de Poesía para Niños Ciudad de Orihuela. Organizado por la Concejalía de Educación del Ayuntamiento de la mencionada ciudad de España, y el sello editorial Factoría K de Libros, este premio te da tiempo hasta el 20 de septiembre de este año para entregar tu obra y, si ganás, no sólo te publican tu libro, además te premian con ¡14000 euros! . Si querés ver las bases entrá en Bases. ¿Qué estás esperando?
Gracias Finder por esta info.

Enviar este artículo por e-mail Enviar este artículo por e-mail

Mis Libros31 Mar 2010 11:07 am

Cada vez son más los mensajes que recibo de maestras de distintas partes del país contándome las actividades que realizan en clase con mis libros de Supersucio, el más asqueroso de los superhéroes. A todas ellas mis felicitaciones por animarse a usar con sus alumnos textos “políticamente incorrectos“. Si bien es cierto que este personaje funciona muy bien por el anti ejemplo en lo que a higiene personal y ecología se refiere, hay que animarse a leer sus aventuras en clase. Pero parece que la “audacia” es recompensada con una buena recepción de parte de los chicos. Por eso, gracias de nuevo y besos para todas.

Enviar este artículo por e-mail Enviar este artículo por e-mail

Eventos29 Mar 2010 05:32 pm

No es raro encontrarse con ladrones que predican contra el robo para que los demás no les hagan competencia.
Miguel de Unamuno (1864-1936), escritor y filósofo español.

Enviar este artículo por e-mail Enviar este artículo por e-mail

Eventos29 Mar 2010 05:29 pm

WWF, desde 1961 una de las mayores organizaciones internacionales independientes dedicadas a la conservación de la naturaleza, ha creado esta campaña para que pensemos en el cuidado del agua. “El agua es demasiado importante como para desperdiciarla“, dice su mensaje de una manera diferente, emotiva y memorable.

Enviar este artículo por e-mail Enviar este artículo por e-mail

Eventos29 Mar 2010 04:49 pm

Por Silvia Finder Gam

Mientras pensaba y aparecían mil y una ideas para jugar con la literatura, apareció de pronto en mi mente, el recuerdo de mi familia. Mi papá, actor, director y dramaturgo, necesitaba un “verdadero trabajo” para traer el pan a la mesa. Por eso se dedicaba al corretaje de tejido de punto (o sea, vendía pulóveres, sacos, y todo aquello que la industria textil de aquellos momentos traía a sus manos). Mi madre, actriz y docente de teatro, era MUY lectora y solía decirle a papá que él tenía el talento en la planta de los pies porque no leía (entiéndase que lo expresaba así por lo del corretaje). Sin embargo, yo veía que mi papá sabía muchísimas cosas y que conocía una vasta literatura. ¿Cuándo la había leído, cuándo tuvo esa oportunidad? Él solo había cursado hasta 6º grado y siempre se había destacado en lengua y literatura. Pero eso no era suficiente para saber lo que sabía. Mi mamá tenía a sus padres (ergo, mis abuelos) que habían terminado la primaria en Europa y para cultivarse leían muchos libros, dos diarios y suplementos de Cultura. Iban al teatro. Disfrutaban del cine. Mi abuelo paterno había sido actor durante su juventud en el Imperio Austro Húngaro y aquí, en Argentina se dedicó a la tapicería para poder vivir.

Estas imágenes rondan en mi cabeza cada vez que trato de decodificar y entender MI CAMINO LECTOR. ¿Por qué? Porque hacen que aparezcan en mi memoria MIS TEXTOS INTERNOS. Aquellas LECTURAS de la vida que marcaron mis ganas de leer y me aportaron los estímulos necesarios para acercarme a los libros.

Mi papá conocía los monólogos de las obras de Shakespeare gracias a mi abuelo que los recitaba para que los escuche. Le fascinaba la poesía y su oído musical era excelente y cantaba y componía además de escribir. Leyó más de mil obras de teatro para seleccionar repertorio y para actuar. Pertenecía a uno de los teatros independientes más prolíficos de las décadas pasadas. Como siempre cantaba y jugaba conmigo al juego de las rimas, armando un verso y dejándome a mí la tarea de concluirlo rimando, hizo que me fascinaran las poesías y la música.

Mamá, como ya lo conté en entregas anteriores, me leía los libros por capítulos. Me fascinaba su voz y su composición de los personajes. Todos los juegos que compartíamos tenían que ver con personajes de cuentos. Las canciones que cantábamos, generalmente tenían letra de grandes poetas. Eso me lo hacían notar. Me hablaban de los escritores. Me contaban sus vidas. En mi imaginación, ellos eran “amigos/as de mamá y papá”.

Recuerdo el día en el que mamá me hizo escuchar el disco de Leda y María (Leda Valladares y María Elena Walsh) “Canciones del tiempo de María Castaña”, con todo el Romancero Español. Allí conocí el Romance del Enamorado y la Muerte. Nunca olvidé su letra. También veo, como si fuera hoy, a mi abuela cantándome las canciones “picarescas” del cancionero de su pueblo, con una poesía divertida y a la vez muy naif. Todo eso hizo que se forjara en mí una inclinación determinada hacia las letras y hacia los libros.

Aquí va nuestro desafío de vida : ¿cómo formamos nosotros/as esos textos internos en nuestros/as niños/as? ¿Cuáles son los tuyos? ¿Qué recuerdos tenés de las nanas que te cantaban, de los libros que te leían, de los juegos compartidos?

Saben, a mí me encantaba leer los cuadros de Picasso y los de Degas. Con ellos armaba historias, encerrada en mi cuarto. ¿Y ustedes?
SFG

Enviar este artículo por e-mail Enviar este artículo por e-mail

Narraciones Orales26 Mar 2010 12:17 pm

No te pierdas el delicioso cuento de Gianni Rodari*, “La guerra de las campanas“, en la voz de Silvia Portorrico y los efectos especiales de Nicolás Britos. ¡Para disfrutar en familia!

*Gianni Rodari: escritor, maestro y pedagogo italiano (1920-1980), Premio Hans Christian Andersen en 1970.

Enviar este artículo por e-mail Enviar este artículo por e-mail

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...