Octubre 2008


Eventos30 Oct 2008 05:42 pm

Si te fijás en el margen superior derecho (arriba del libro) vas a ver una ventanita que te invita a suscribirte. ¿Qué significa esto? Que si entrás ahí y me mandás tu mail, cada vez que publico algo nuevo en mi blog te va a llegar un mensaje a tu casilla de correo avisándote para que entres y lo leas.

¡No dejes de anotarte!

Enviar este artículo por e-mail Enviar este artículo por e-mail

Eventos30 Oct 2008 04:54 pm

Por Silvia Finder Gam.

¡Volvamos a jugar!

Les propongo un juego para realizar con nuestros hijos, nietos sobrinos, amiguitos, vecinos, amigos y el libro.
¿La edad? Cualquiera.

Tiramos sobre la mesa varios libros de la biblioteca que los chicos pueden haber leído o no. Les pedimos que elijan uno. Es importante que el clima sea distendido y tranquilo. La propuesta es que sólo miren los dibujos y narren el cuento según lo que éstos le sugieran. Si pueden lo graban. Si no, lo escriben a medida que se sucede el relato pero sin interrumpir. Caso contrario ¡apelan a la memoria!

Es importante que dejemos que la imaginación vuele, que les propongamos que miren los colores, las formas, la ubicación de los personajes y la técnica con la que fueron realizados. Todo esto antes de empezar el desafío. Mientras ellos decodifican la imagen o la ilustración, nosotros no tenemos que interrumpir. Hay que tener en cuenta que las reglas queden claras antes de que comience el juego.

Tienen que leer los dibujos minuciosamente, mirando todo, imagen, color, formas, técnicas, etc. sin tener en cuenta lo que está escrito. Después de que eso suceda, nosotros les leemos el cuento. Recuerden: siempre el libro de cara a los chicos, que sigan el relato leyendo o mirando.

Seguramente habrá diferencias entre lo narrado por ellos y lo que ustedes lean. Charlen sobre eso y disfruten de las respuestas. Después entréguenles el libro para que solos lo manipulen y saquen sus conclusiones. Si lo grabaron, pasen la grabación para ver las diferencias entre lo escrito y lo interpretado por la mirada sobre la ilustración; si lo escribieron, léanlo en voz alta. Les aseguro que ese va a ser un momento mágico compartido y muy fructífero.

¡No dejen de comentarnos los resultados y las contestaciones y actitudes de los chicos!

Un abrazo lleno de estrellas.
Silvia Finder Gam

Enviar este artículo por e-mail Enviar este artículo por e-mail

Mis Libros29 Oct 2008 07:35 pm

Basta con mirar diez minutos la tele, tanto la tanda como la programación, leer por encima algunas revistas, escuchar un rato la radio o navegar por internet para confirmar rápidamente que la adolescencia es hoy, como nunca antes, uno de los blancos principales de las acciones de marketing de las empresas de consumo masivo. Esto se debe no sólo al potencial que representan como consumidores, sino también al poder que ejercen en sus ámbitos familiares como recomendadores de marcas, y a su participación activa en las decisiones de compra de la casa.

Esta situación ha llevado en los últimos años, a crear un ambiente en el cual, todo lo que esté fuera del mundo adolescente, o de una actitud joven, corre serio riesgo de no ser “cool”, de considerarse obsoleto o fuera de moda, de no tener reconocimiento social.

Cirujías, antioxidantes, dietas, gimnasio, todo apunta a tratar de hacer realidad el mito de la eterna juventud, y el paso de los años causa pavor.

En este contexto fue que se me ocurrió dedicar un libro a los más-más grandes, y así nació “Cuentos del Viejito Arrugado”. Me pareció piola mostrarles a los chicos que los viejos también tienen vida, que sufren, se emocionan y enamoran como cualquiera. Y merecen tanto respeto y espacio en nuestra sociedad como los más jóvenes. Porque como dijo el maestro Serrat en “Llegar a viejo”, “… si todos entendiésemos que todos llevamos un viejo encima.”

Espero haberlo logrado.

Enviar este artículo por e-mail Enviar este artículo por e-mail

Eventos29 Oct 2008 07:10 pm

Ya están las nuevas Campeonas Morales del último Recreo, que decía así:

Un hombre todo negro (incluso sus ojos son completamente negros) maneja un auto negro (hasta los focos de las luces son negros) por una calle negra en su totalidad de un pueblo todo negro. Todas las luces de las casas y de la calle están apagadas, también las del auto, la luna no se ve, y de pronto se le atraviesa un hombre negro por completo (piel, pelo, ropa, incluso sus ojos). A pesar de ser la escena y sus protagonistas absolutamente negros, el conductor frena justo a tiempo, evitando así atropellar al hombre. ¿Cómo hizo el conductor para distinguirlo si tanto cada detalle de la escena, como sus protagonistas, son absolutamente negros

Las lúcidas mentes de Ale y Lore, descubrieron rápidamente la respuesta:

El conductor pudo frenar porque era de día.

¡Felicitaciones, chicas! Y a ver si alguien se anima a igualar el récord de Lore, con dos aciertos a dos problemas.

El nuevo desafío de pensamiento lateral, dice así:

En el medio de un cuarto había una mesa y seis chicos parados alrededor de ella. Sobre la mesa había una cesta con seis manzanas. Cada chico tomó una manzana, sin embargo, una manzana quedó en la cesta. ¿Cómo es posible?

La solución en breve.

Enviar este artículo por e-mail Enviar este artículo por e-mail

Eventos29 Oct 2008 06:32 pm

Para desarrollar la imagen institucional de la 20ª Feria del Libro Infantil y Juvenil “Encantados de Leer”, que tendrá lugar en Buenos Aires en julio del año que viene.

Con ese objetivo, Fundación El Libro, la institución organizadora de la muestra, lanzó un concurso para todo ilustrador, diseñador y/o artista plástico residente en nuestro país.

Si te interesa la posibilidad de identificar con tu arte y creatividad a esta importantísima Feria, tenés tiempo para participar hasta el 28 de noviembre.

Más información en:

Bases del Concurso.

¡Encantados de ilustrar!

Enviar este artículo por e-mail Enviar este artículo por e-mail

Escribí vos28 Oct 2008 09:22 pm

Un cálido cuento plagado de recuerdos, de mi gran amiga de Chivilcoy María del Carmen Laurito, cuentacuentos y escritora de corazón gigante.

Ráfagas de Otoño.
María del Carmen Laurito

Hace cerca de veinte años que no pasaba por esa esquina, o por ahí había pasado, pero sin mirar. Esta esquina significa mucho para mi. Ese día amarillo de otoño, con el sol alto, suavecito y el viento acariciando la ciudad que parecía permanecer indiferente a todo y a mi mirada. El reloj de la iglesia me avisaba que eran las doce, caminaba entre las mesitas, el sol reflejaba en los cristales y en mi cara, frente a la vidriera me incliné para mirar, apoyé con fuerza hasta mi nariz en el vidrio tratando y ahí lo vi todo. El salón estaba resplandeciente, tres autos brillaban, lustrados, flamantes, con las puertas abiertas, eran la atracción del lugar, dos mozos de camisas blanca, moñitos y zapatos de charol iban y venían sirviendo a los presentes bombones, masitas y copitas de licor. Un hombre muy alto, sonriente, vestido con camisa muy blanca y pantalón azul, explicaba a todos los invitados, entusiasmado con voz cálida y convincente, las cualidades de los nuevos autos .

El hombre cada tanto mira dulcemente a una pequeña niña que lo observa con ternura desde la falda de una señora de vestido floreado, arrugas en su rostro y ondas prolijas en su corto pelo canoso, otras mujeres hablaban vivaces con ella, mientras la pequeña era mimada por todas. En el ambiente se escuchaba un tango que no me acuerdo cómo se llamaba, pero sé que mi abuelo Angelito lo escuchaba siempre, “ sur …”. La gente se mueve, conversa, toca los autos, los niños suben y bajan de los autos muy entusiasmados … De golpe una ráfaga de viento me sacude y me muevo, me alejo, vuelvo a acercarme y en el salón, no hay NADA , nada.

Desconcertada, paro a una señora que pasa para que mire hacia adentro, para saber qué ve, la señora me mira con desconfianza pero cumple mi pedido y mira. Ella confirma lo que yo ahora veo, NADA. Refriego mis ojos, hasta casi el dolor, -¿está vacío?-, siento confusión y se me llenan los ojos de lagrimas, me siento mareada, me ahogo, me apoyo en la pared, respiro profundamente y cierro los ojos, … pero ahora sí puedo verlos, están ahí, no sólo el salón, sino mi abuela y yo en el sillón, mi abuelo Angelito sonriendo entre la gente y ese tango… Abro los ojos, me incorporo y empiezo a caminar llena de otoño, de hojas secas de plátanos, de recuerdos, de amor y de esquina.

Scherezada.

Enviar este artículo por e-mail Enviar este artículo por e-mail

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...